Llegó la navidad con ella las grasas, dulces y alcohol. ¿Qué hago?

Que no cunda el pánico, hay platos navideños que puedes comer sin reparo.
Así puedes disfrutar de las fiestas sin que tu cintura lo note (demasiado).

La Navidad es ese periodo del año donde todo el mundo gana como poco un par de kilos o mejor dicho, un par de tallas, como si fuera una condena inevitable. Sin embargo, durante estas fiestas tienes la ocasión de comer alimentos de mucha calidad, que no necesariamente irán a parar a tu cintura.

Se calcula que en las 24 horas entre Nochebuena y Navidad una persona consume de media hasta 6.000 Calorías, cuatro veces más de lo normal. Eso es un atracón en toda regla. Las calorías de más tienen tres fuentes principales:

  1. Grasa
  2. Azúcar
  3. Alcohol

La grasa no sería un problema si no fuera porque viene acompañada de mucha azúcar y almidón. El azúcar es la que envía la señal para que tu cuerpo almacene en forma de lorza todas esas calorías de sobra.

Ahora que ya conoces a los culpables, estas son algunas estrategias que te permitirán sobrevivir a la orgía gastronómica.

Agua y vino a partes iguales

La comida navideña tiende a ser muy salada o muy dulce, lo cual provoca una sed terrible.

Si apagas tu sed con vino, estarás añadiendo 100 Calorías de más por cada copa, y gracias al alcohol, deshidratándote más. Piensa en que por cada copa de vino debes beber un vaso de agua. Con esta estrategia tan simple reduces a la mitad la cantidad de vino que bebes y te levantas sin resaca a la mañana siguiente

Sí al pescado y el marisco

La tradición en España y Latinoamérica, por motivos religiosos e históricos, es consumir pescado y marisco en Navidad para evitar la carne. Apúntate a la tradición: sopa de pescado, pescado al horno, langostinos, almejas, cangrejos. Tampoco no olvides los deliciosos frutos del mar en lata como mejillones o percebes.

Uno de los mitos navideños es que el marisco es dañino por su contenido en ácido úrico. Es cierto que las personas que sufren de gota deben evitar el marisco. Es mentira que el marisco produzca gota. sin miedo, es infinitamente mejor atracarse de gambas que de pasteles.

Dulces navideños sin azúcar

Los dulces tradicionales, como el turrón y el mazapán, se basan en una combinación de buenos y malos: frutos secos, sobre todo almendras, y azúcar. Durante estos días, toma de preferencia los dulces edulcorados sin azúcar. Los edulcorantes son seguros, y tu cuerpo sufrirá mucho menos daño si te libras de esa cantidad enorme de azúcar. En cualquier caso, evita picar dulces navideños entre horas.

El consejo Transformer para esta Navidad es el mismo de siempre: control de daños. Muévete siempre que puedas, aunque solo sea dando paseos, intenta pasar un poco de frío, y sobre todo ¡disfruta mucho de las fiestas!

holiday_cookies-0-0

Comentarios

comentarios

Compartir

No hay comentarios

Dejar respuesta