GENERACIÓN SIGLO 21- ¿Menos pro y más contras?

Las tabletas son tan fáciles de usar que hasta un niño de 3 años de edad ya puede dominar estos dispositivos electrónicos.
Las consecuencias de este hecho tienen bastante preocupados a algunos pediatras y otros expertos en el campo de la salud.
Dado que la navegación en una tableta por lo general no requiere las habilidades de escribir o leer, los niños de edad preescolar pueden aprender rápidamente cómo ver películas, desplazarse a las carpetas donde están las fotos de la familia o divertirse con juegos simples.

En particular, los científicos han revelado que el uso frecuente de computadoras portátiles y teléfonos inteligentes puede llevar a serios problemas de conducta y retrasos en el desarrollo social de los niños. Sobre todo, las consecuencias de la adicción a los ‘amigos digitales’ se evidencian cuando los niños alcanzan la edad escolar.

No obstante, los científicos no niegan los factores positivos relacionados con la utilización de estos dispositivos, ya que varias de las aplicaciones formativas pueden ayudar a desarrollar áreas específicas del cerebro y, a la vez, calmar a los niños.

La facilidad de uso hace que las tabletas y los teléfonos inteligentes sean muy populares entre los padres ocupados, que los utilizan para pacificar a sus hijos durante los viajes en coche, salidas al restaurante o mientras están en casa entretenidos con quehaceres domésticos. Y muchos se sienten un poco menos culpables por ello al pensar en el valor educativo de las aplicaciones y juegos que divierten a sus hijos.

Con todo eso, los médicos insisten en que los padres deben limitar seriamente el tiempo que sus críos utilizan los dispositivos electrónicos portátiles y asegurarse de que ellos dediquen el tiempo suficiente a dormir, leer e interactuar con adultos y otros niños.

10 motivos para prohibir los smartphone

a niños menores de 12 años

1- Desarrollo cerebral de los niños
Un desarrollo cerebral causado por la exposición excesiva a las tecnologías, puede acelerar el crecimiento del cerebro de los bebés entre 0 y 2 años de edad, y asociarse con la función ejecutiva y déficit de atención, retrasos cognitivos, problemas de aprendizaje, aumento de la impulsividad y de la falta de autocontrol (rabietas).

2- Retraso en el desarrollo del niño
El excesivo uso de las tecnologías puede limitar el movimiento, y consecuentemente el rendimiento académico, la alfabetización, la atención y capacidades.

3- Obesidad infantil
El sedentarismo que implica el uso de las tecnologías es un problema que está aumentando entre los niños. Obesidad lleva a problemas de salud como la diabetes, vasculares y cardíacos.

4- Alteraciones del sueño infantil
Los estudios revelan que la mayoría de los padres no supervisan el uso de la tecnología a sus hijos, en sus habitaciones, con lo que se observa que los niños tienen más dificultades para conciliar el sueño. La falta de sueño afectará negativamente a su rendimiento académico.

5- Enfermedad mental
Algunos estudios comprueban que el uso excesivo de las nuevas tecnologías está aumentando las tasas de depresión y ansiedad infantil, trastornos de vinculación, déficit de atención, trastorno bipolar, psicosis y otros problemas de conducta infantil.

6- Conductas agresivas en la infancia
La exposición de los niños a contenidos violentos y agresivos, puede alterar su conducta. Los niños imitan todo y a todos. Así que hay que vigilar el uso y la navegación de los niño en móviles o tabletas.nio-iPad

7- Falta o déficit de atención
El uso excesivo de las nuevas tecnologías puede contribuir a déficit de atención, disminuir la concentración y la memoria de los niños, gracias a la gran velocidad de sus contenidos.

8- Adicción infantil
Los estudios demuestran que uno de cada 11 niños de 8 a 18 años son adictos a las nuevas tecnologías. Cada vez que los niños usan dispositivos móviles, se separan de su entorno, de amigos y familiares.

9- Demasiada radiación
La OMS, Organización Mundial de la Salud clasifica los teléfonos celulares como un riesgo debido a la emisión de radiación. Los niños son más sensibles a estos agentes y existe el riesgo de contraer enfermedades como el cáncer.

10- Sobreexposición
La constante y sobre-exposición de los niños a la tecnología les hacen vulnerables, explotables y expuestos a los abusos.

Además, los expertos coinciden que estar demasiadas horas pegado al móvil o a la tableta es perjudicial al desarrollo de los niños. Ellos creen que generan niños más pasivos y que no saben interactuar o tener contacto físico con otras personas. Y aunque entienden que las nuevas tecnologías son parte de su vida, ellos creen que no deben sustituir a la lectura de un libro o al tiempo de juego con los hermanos y los padres.

Si queremos niños más inteligentes lo mejor que podemos hacer es dejarlos experimentar, jugar con diversos materiales, dejar que sean curiosos (con nuestra supervisión) desarrollando así de esta manera sus capacidades cognitivas. La tecnología hoy en día nos puede brindar beneficios, pero estudiemos como adultos los contra que tienen para nosotros también, somos ahora tan dependientes de la tecnología que esforzarnos por pensar un poco ya es mucho trabajo para nosotros.

Comentarios

comentarios

Compartir

No hay comentarios

Dejar respuesta